Salón Esotérico
INICIO   TAROT   HORÓSCOPO   SUEÑOS   NUMEROLOGÍA   RITUALES Y AMULETOS   ADIVINACIÓN   FENG SHUI   PIEDRAS
 

anuncio_tienda

anillo

 

evaduarte

mariaarco

luciavidal

logo_karma

anuncio_tanais

Amuletos

 

¿Quién no tiene un anillo de la suerte, una cadena que jamás se quita o un pequeño objeto que no regalaría por nada del mundo? Todos atribuimos un poder especial a determinados artículos de nuestra pertenencia y ese carácter único que asumen para nosotros los convierte en objetos mágicos.
 
Para que un talismán pueda ejercer influencia sobre las circunstancias, su portador debe depositar su fe en él y entonces se transformará en un objeto milagroso, capaz de cumplir con todo lo que se le pida.
Aunque es muy fácil confundirlos e incluso hay quien piensa que son una misma cosa, lo cierto es que existen unas pequeñas pero importantes diferencias que distinguen a los amuletos y talismanes. Los primeros derivan de la palabra latina amuletum y, generalmente, representan imágenes o formas del mundo animal o del mundo vegetal, siendo indiferente que sea uno o un grupo de ellos. Talismán, aunque hay quien dice que deriva de la palabra árabe, tilism, la mayoría de los autores estudiosos del tema señalan a la palabra griega telesma como la definición más exacta.

Se tienen referencias de la existencia de estos objetos desde hace siglos, estando ya presentes en la era primitiva donde han quedado plasmados en multitud de pinturas rupestres. Dicen que en el Antiguo Egipto no había hombre, mujer o niño que no llevase como mínimo un amuleto, mucho de éstos en forma de joyas o de adornos de distintas formas y maneras. Estas creencias han sido transmitidas de unos a otros llegando hasta nuestros días.

Los amuletos pueden ser utilizarlos de distintas formas; puede llevarlos al cuello como colgantes, puede hacer que cuelguen de una pulsera, o bien puede conseguir un objeto que tenga dibujado alguno de estos talismanes (una taza, platos, vasos, una prenda de vestir) o un pequeño adorno para el hogar que tenga esa forma. Lo importante es que debe ser un objeto exclusivamente personal.

 Día a día, en nuestra vida cotidiana, nos vemos enfrentados tanto a hechos habituales como a otros de origen fortuito, pudiendo ser éstos felices o desagradables.
También observamos que mientras a algunas personas el éxito parece sonreírles siempre, a otras es como si les persiguiera la mala suerte o el infortunio: todo le suele salir mal o no como ellas hubieran deseado.

velo_amuletos

La suerte no está de nuestro lado
  
Esto nos lleva a intentar modificar los hechos futuros para que, si somos de esas personas a las que muchas cosas nos salen mal o regular, nos venga la suerte y la dicha de cara.

Una manera de intentar hacer que este viento nos sea favorable es la utilización de amuletos.

Un amuleto es un objeto al que se atribuyen propiedades protectoras contra desdichas, males, enfermedades, accidentes o desgracias.

El hechicero es la persona que debe fabricar el amuleto, que está elaborado para proteger a la persona que lo usa.

Esto lo diferencia del talismán, que sirve para atraer la suerte y la dicha canalizando energías muy positivas para el dueño del mismo.

Estos amuletos tienen su origen en un período muy primitivo, siendo la piedra, el bronce, la arcilla o el cuero los primeros materiales que se usaron, aunque luego se fueron utilizando otros.

La diferencia entre amuleto y talismán es que un amuleto es fácil de fabricar por uno mismo, utilizando objetos naturales, mientras que para el talismán son necesarias nociones de rituales y temas mágicos, y por tanto, debe hacerlo alguien especializado y experto en estos temas.

 

 

Tipos y Cómo Hacerlos

Los amuletos más habituales son la pata de un conejo, piedras preciosas o semipreciosas, un trébol,  o una piedra de volcán (está prohibido coger este último elemento de parajes naturales, pero si ya se posee uno es una piedra con excelentes efectos como talismán).


amuletos


Se puede llevar en un bolsillo, metido dentro de un bolsito de tela cosido a la ropa, en un colgante, como pulsera, etc., dependiendo del tipo de amuleto que sea.

Un amuleto clásico es el trébol de cuatro hojas.

Éstos son escasísimos; por tanto, cuando se encuentra uno, se interpreta como símbolo de buena suerte. Cada una de sus hojas significa los factores que componen la felicidad: salud, dinero, amor y éxito social o popularidad.

Para proteger el hogar, se puede colocar un espantapájaros en la puerta principal de la casa, para así alejar todo lo negativo que pueda venir del exterior.

 

 

sternRituales Mágicos

gif Amuletos

gif Hierbas Mágicas

gif Novenas